Buscar
  • Bendita Crianza

¿Tu pareja espectador o protagonista?

Hoy a las 6.00 am, desperté inquieta. Mi amor, el señor “M”, estaba de viaje por trabajo, y eso implicaba que yo estaba a cargo del buque… con todo lo que eso trae.

No es la primera vez que me quedo sola con l@s tres + nuestro perro, pero es en estas situaciones cuando vuelvo a hacer el clic consciente y valoro aun más a mi compañero diario.

Y es que el señor “M” es parte fundamental de mi vida, mi amor y confidente, es un compañero a todo dar, mi mejor amigo y un papá muy presente. Se levanta tempranito y mientras yo me ducho hace el desayuno, prepara las colaciones y comienza a despertar a todos en casa.




Hace que todo sea más simple, y me encanta, porque él no es de las personas que piensa que me tiene que “ayudar” a hacer cosas, por ejemplo, cuidar a l@s niñ@s, levantarl@s, darles desayuno, etc.” No, él entiende que ayudar lo pone en un lugar que implica ubicarse a un costado, como espectador y no al frente de la situación conmigo como protagonista. Y sinceramente agradezco que no esté anclado al discurso y actuar del patriarcado. Así es que esta reflexión de hoy va a los compañeros de nuestras vidas, sean quienes sean, mamás, amig@s, parej@s....


¿Qué lugar ocupan nuestros partners en nuestra vida cotidiana, qué rol juegan en la crianza, qué tan comprometidos están? ¿y qué tanto espacio les damos nosotras en esto?


El señor “M” siempre ha sido increíble, y desde que nos enteramos que seríamos padre y madre de gemelos hace ya siete años, siempre ha buscado y se las arregla para estar y aunque su trabajo es demandante, lo logra…


Recuerdo cuando nacieron los twins, éramos dos mamás. Él me apañaba en todo, esas largas noches en que yo amamantaba a los dos enanos al mismo tiempo y él sacaba chanchitos a la par, hacia apego piel a piel, cambiaba pañales, dormíamos 10 minutos para empezar el circuito otra vez y luego levantarse a su pega como cualquier chileno…


Yo, me saco el sombrero, siento que él es un regalo para mi, y desde ese lugar me aparece gratitud y amor puro, por como es… su compromiso, su entrega, su dedicación por ser un papá atómico.

Y lo más bello de todo, que eso él se los transmite a nuestr@s hij@s con su actuar. Puro y noble ejemplo…

Y al reflexionar sobre esto, mi intención no es sacarte pica, de esto dista mucho, muy por el contrario, es hacer que te preguntes las interrogantes de más arriba, porque como siempre te digo, si queremos vivir en consciencia, es bueno mirarnos…

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo