Buscar
  • Bendita Crianza

¿Mamá leona?

Actualizado: 19 de jun de 2019

Mi reflexión de hoy tiene que ver con ese título… mamá leona, ¿te suena? … Pensando cuando vamos al parque o a la placita con los niños, más de alguna vez nos ha pasado o hemos sido espectadores que niñ@s están jugando y de repente, viene otro con o sin querer, y agrede de alguna manera al que estaba en paz. Ya sea tirándole arena, el pelo, empujándolo del resbalín, con zancadillas, pegándole o mordisqueándolo. Formas hay miles… Y esto, como todos sabemos, no sucede solo en los parques, sino también en jardines infantiles y en los coles…




Por ejemplo cuando llega tu hijo del cole y te cuenta que lo molestaron o que nadie quiso jugar con él, u otras millones de “anécdotas” con las que se sintió dolido…eate Relevant Content

¿Cómo reaccionamos frente a esto?… Cuando no estamos muy conscientes, ocurre que por nuestros poros y visceralmente aparece esta leona de mirada punzante hacia el/la “otr@ niñ@ agresor/a” y si nos alcanza la vista, hacia al adulto de éste. Con malestar a veces se nos escapa un rugido intimidador, haciendo entender nuestra desaprobación ante lo sucedido y sin duda nuestra presencia protectora…

El punto es que esto no nos ocurre solo cuando son chiquitos, sino en distintas etapas a lo largo de la vida …

Y en lo que quiero reflexionar, al ponerte estos ejemplos tan cotidianos, y que hay miles más, es que somos mamás leonas por naturaleza, y nuestro primer instinto muchas veces sin autocontrol es proteger y reaccionar frente a este “peligro”.

Indicadores de mamá leona


Calificamos a l@s niñ@s de violentos, matones, maleducados, peleadores, etc…y enjuiciamos a sus padres ¿Dónde están?, ¿cómo no le educan mejor? ¿cómo no controla a su hijo?…. Y blablablá….

Y aparecen los juicios primarios y vicerales, muchos de ellos inconscientes y que están en nuestra sociedad muy normalizados. Pero ojo, detente ahí por unos segundos. Conecta con tu ser adulta y observa esto: ese “ser” al que calificamos de violento y otras cosas, es un niño, al igual que el nuestro, y si bien a nadie le gusta la agresión, ese niño también está mostrando que algo le sucede, es una reacción sin control. Y esa “travesura” efectivamente es un llamado a algo.



En nuestra sociedad chilena es muy típico, evaluar y criticar a los otros, a las otras madres o padres, ¿Cómo es posible que la madre de ese niño no haya echo nada?, ¡no haya venido en socorro, o al menos a pedirme disculpas por lo que le hizo al mio!, o un millón de otras cosas que se nos aparecen en nuestra mente.

Todo eso que se nos aparece de golpe, sin pensar tiene que ver mucho más con nosotras, con nuestra propia historia nuestras creencias, expectativas y paradigmas … puede ser con nuestras heridas de pequeña, o de adulta y que se nos escapan y las traspasamos a est@s pequeñ@s que sentimos que nos agreden o pasan a llevar lo “que es nuestro”.

Y lo más común y habitual es que pongamos etiquetas a la o al niñ@, cosa que no contribuyen en ninguna medida a arreglar la situación, por el contrario.

1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo