Buscar
  • Bendita Crianza

Mi lección del día

Actualizado: 26 de ago de 2019



Digamos que es cotidiano para mi salir a pasear con l@s chic@s por las tardes, ir "a tomar el aire" como decía mi abuelo.

Para ello nos preparamos, llevamos comistrajo, snack, botellas de agua, cosas para abrigarnos, toallitas húmedas, alcohol gel , pañuelos y partimos. ( lo "imprescindible", jajajaja si lo sé mil cosas...) Lo segundo, encontrar el lugar, donde sea, lo importante es que ellos corran, jueguen, se trepen para ir moviendo su energía y que yo también, pueda disfrutar con ellos y con algo de naturaleza. Cosa que me encanta.

Como de costumbre nos organizamos y nos dividimos las tareas. Uno se preocupa de llevar scooter o pelotas, bicis. Otro tiene la misión de los abrigos. La pequeña, se ocupa de las botellas de agua y mamá es la que normalmente se encarga de la comida.

Lo interesante de esta habitual salida, fue que en esta oportunidad, uno de ellos me ayudó a preparar los snack. Mientras yo iba guardando todo en la mochila de paseo, y jurando que ya estábamos listos para salir, él me detuvo. Tomó mi mano y me dijo : ¿Mamá y para ti? , en dos tiempos quedé plop...


Absolutamente conmovida


Obvio, no había puesto nada para mi. La verdad es que me fue ciego hasta que él me lo dijo. Me frenó, stop, pausa, llamada de alerta.... ¿En qué lugar me puse yo? Creanme, trato de ser consciente de esto, pero no sé si es algo genético de las madres jajajajaj o lo cierto es que no me considero, porque como soy la única adulta en ese minuto... y entonces trato de cubrir "todos" los flancos y controlar las variables y claro los pongo a ellos en prioridad.

Dime si no te ha sucedido... bueno, pero más allá de hacer el alcance sobre mi, en esta oportunidad quiero mirarlo a él...

Su nobleza, su preocupación por mí, por mi bienestar, me conmovió profundamente. Y quiero hacer la reflexión sobre él, porque estoy profundamente agradecida por tener un hijo así, un pequeño ser humano, que es capaz de ver al otro, de adelantarse a una necesidad, capaz de hacer la pausa, y con amor de decirle lo que observó.

Hoy estamos tan juiciosos con los niños. Nos preocupamos más de lo que no hicieron, del error, de lo que les falta, "de lo bien o mal educado", "o bien o mal portado" que de rescatar este tipo de actitudes que claramente cultivan un valor, una cualidad...

Te dejo la idea dando vueltas. Esto que me sucedió con mi hijo pequeño, te aseguro que tu hija o hijo también lo ha hecho en algún momento, y no me refiero al "hecho puntual" sino a esa cualidad que queremos cultivar en nuestros hijos y que de pronto aflora... sin más, así porque ya la tiene interiorizada. Ese es uno de los hermosos regalos de ser padres, ver cómo tus hij@s se van transformando lentamente en seres adultos, modelados por ti y aprendiendo de aquellos con quienes se rodean.

Otro día ahondaré en esto... de seguro que hará sentido.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo